16) Curso escolar en EEUU Pablo Yuste: El cristianismo en Arkansas (Parte 1: La Iglesia)

Martes 26 febrero 2019

Hola, soy Pablo Yuste, estuve un año viviendo en Arkansas, EEUU gracias a into, sin duda la mejor decisión de mi vida y de la que tengo muchas cosas que contar, por ello, me he decidido a compartir mi historia a través de esta página web.

Bienvenidos al capítulo 16, puedes visitar los anteriores deslizando hacia abajo para seguir la historia desde el principio.

Nuevos capítulos cada semana, no te los pierdas ;-)

--------------------------------------------------------------------------------

 

Una de las características de mi familia de acogida y en general del estado de Arkansas es que eran muy religiosos, mi familia igual un poco más de lo normal. Bendecíamos siempre la comida, se hablaba de Dios en conversaciones cotidianas del día día, me llegaron a regalar unas 3 biblias, incluso intentaron convertirme al cristianismo jaja

Yo desde un principio les dije que yo no había sido educado como creyente, que no iba a misa y que no era practicante, pero no puse ninguna barrera a la hora de ir a la iglesia dos veces a la semana, rezar antes de cada comida, etc. Me lo tomé como parte de la inmersión cultural a la que te sometes durante este año, decidí ser uno más e intentar aprender todo lo posible de esta experiencia.

Yo creo que en España poca gente se hace a la idea de a qué nivel su religión era la parte más importante de su vida, se levantaban por la mañana y lo primero que hacían era leer la biblia, que frase de la biblia es tu preferida era una pregunta bastante común a la hora de conocer a alguien. Hacían comentarios sobre Dios cada poco, mi padre de acogida siempre solía decir que el hecho de que Benjamin y yo hubiéramos acabado cruzándonos de golpe en su vida había sido una acción de Dios. En un viaje que hicimos con la Iglesia era común recalcar la gran imaginación y creatividad que tenía Dios a la hora de crear paisajes tan bonitos. En casi todos los discurso de mi padre de acogida como alcalde mencionaba a Dios.

Íbamos a la iglesia los miércoles y los domingos. Los miércoles comíamos allí y luego teníamos algo parecido a catequesis, estudiamos la biblia, leíamos y debatíamos sobre los distintos capítulos e historias, luego cantábamos canciones y después teníamos tiempo libre para jugar. Teníamos una cancha de baloncesto, una mesa de ping pong…Había unos cuantos chicos de nuestra edad y la verdad es que solíamos pasarnoslo bastante bien, algunos de ellos se terminaron convirtiendo en verdaderos amigos.

Los domingos teníamos otra clase de catequesis justo antes de misa. La misa era algo super emocionante, el pastor leía tramos de la biblia y daba lecciones sobre que debíamos aprender de ellos, una banda tocaba música y un coro de gente de la iglesia, en el que estaban Gary y Glenda, cantaban canciones, junto a todas las personas que acudían a misa. Nos poniamos todos de pie y cantábamos al unísono, era normal ver como algunos se emocionaban y empezaban a llorar.

Todo el mundo estaba siempre con una actitud positiva, era una ocasión para reunirse con amigos, compartir su mayor pasión, como era el culto a Dios y olvidarse por unas horas del resto de problemas del día a día. A Benjamin y a mí siempre nos trataron genial y nos hicieron sentir parte de esa gran familia que era nuestra iglesia. Se preocupaban por nosotros, nos hablaban al móvil a veces para  ver qué tal estábamos, incluso algunos vinieron al aeropuerto a despedirse de nosotros el día que marchabamos. Puede que no compartiéramos creencias, pero de estas personas aprendí muchísimo a lo largo del año y parte de mi personalidad se la debo a ellos.

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.