17) Curso escolar en EEUU Pablo Yuste: El cristianismo en Arkansas (Parte 2)

Jueves 28 febrero 2019
Curso escolar usa

Hola, soy Pablo Yuste, estuve un año viviendo en Arkansas, EEUU gracias a into, sin duda la mejor decisión de mi vida y de la que tengo muchas cosas que contar, por ello, me he decidido a compartir mi historia a través de esta página web.

Bienvenidos al capítulo 17, puedes visitar los anteriores deslizando hacia abajo para seguir la historia desde el principio.

Nuevos capítulos cada semana, no te los pierdas ;-)

--------------------------------------------------------------------------------

 

(Continuación del capítulo anterior)

Para resumir cómo de fuerte era su fé y devotismo hacia Dios voy a contar uno de los eventos que más me marcó a lo largo de este año y del que nunca me olvidaré.

Benjamin y yo habíamos ido a un partido de fútbol americano. Cuando acabó, Gary nos recogió y nos dijo que tenía que ir al hospital y que nos iba a llevar con él. Desde el principio me di cuenta de que Gary estaba más callado de lo normal. Finalmente llegamos al hospital, que por cierto, parecía aquello un palacio, con escaleras mecánicas, puertas automáticas, fuentes, salones enormes, etc.

Al parecer, Gary era conocido como un hombre muy religioso y que tenía una conexión especial con Dios, ya que había superado un cáncer. Una familia de Jacksonville le había pedido por favor que fuera a bendecir y a rezar con ellos y su padre, que estaba ingresado en el hospital y le quedaban pocas horas de vida. Tras unos 10 minutos caminando por incontables pasillos entramos en una sala. Nada más entrar vi al hombre tumbado, con los ojos abiertos pero vacíos, se podía ver la típica máquina que representa el pulso del corazón. Su pulso era irregular y parecía que podía pararse en cualquier momento. Había gente llorando, Gary los fue consolando uno a uno, luego agarró la mano del hombre, cerró los ojos y empezó a rezar. En ese momento, el hombre, que ni siquiera podía hablar, empezó a sonreír.  Los familiares empezaron a llorar de la emoción. Gary dijo que sonreía porque sabía que Dios le había perdonado, que había conectado con Él y que este le había admitido en el cielo, que era libre y que algún día todos podríamos volver a verle, que era un momento duro pero que no debíamos ser egoistas, Dios había decidido que estaba preparado para morir y reunirse con Él.

Estuvimos allí como una media hora y justo antes de marchar, le dieron un papel al padre para que escribiera algo ya que no podía hablar. Cuando terminó Gary le enseñó el papel a los familiares y todos empezaron a llorar. Al final marchamos de allí, en un profundo silencio, había sido una situación bastante fuerte y nadie sabía qué decir. A la mañana siguiente Gary nos contó que el hombre había muerto menos de media hora después de que nosotros hubiéramos abandonado la sala.

Nunca olvidaré aquel momento, nunca olvidaré el rostro de felicidad que tenía aquel hombre justo antes de morir, sus familiares llorando de pena, pero también de la emoción de pensar que se iba a un lugar mejor y nunca olvidaré sus últimas palabras, lo que escribió en el papel:

“It´s not over yet, fight with me”

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.