19) Curso escolar en EEUU Pablo Yuste: Mis primeras navidades fuera de casa (1/2)

Viernes 26 abril 2019

Hola, soy Pablo Yuste, estuve un año viviendo en Arkansas, EEUU gracias a into, sin duda la mejor decisión de mi vida y de la que tengo muchas cosas que contar, por ello, me he decidido a compartir mi historia a través de esta página web.

Bienvenidos al capítulo 19, puedes visitar los anteriores deslizando hacia abajo para seguir la historia desde el principio.

Nuevos capítulos cada semana, no te los pierdas ;-)

--------------------------------------------------------------------------------

 

Sin darme ni siquiera cuenta ya había terminado los exámenes finales, la temporada con la academia de fútbol, empezaba a hacer frío, incluso llegó a nevar un par de veces. Se acercaba la navidad, esa época del año de peli, mantita, reuniones familiares y mucha comida. Pués en EEUU era prácticamente lo mismo, pero con más comida.

Recuerdo que al llegar la navidad mi inglés ya empezaba a ser bastante mejor, ya podía tener conversaciones fluidas sin problema y mi relación con la familia empezó a mejorar muchísimo. Íbamos a reuniones familiares todo el rato, ya que la familia era enorme. Hacían barbacoas, comidas, incluso quedadas para rezar y leer la biblia. En todas y cada una de estas reuniones Benjamin y yo solíamos ser el centro de atención, todos querían hablar con nosotros, conocernos y la verdad es que nos cogieron bastante cariño.

Lo que también se repetía en todas estas reuniones era la comida, cada familia aportaba algo y al final siempre había demasiado de todo, lo que a final terminó siendo un problema para mí, ya que odio ver como se tira la comida y lo de terminar todo lo que me ponían en el plato siempre me lo tomé muy enserio :) Al final de las navidades descubrí que había engordado unos 10 kg, por eso es que uno de mis consejos suele ser cuidado con el peso en EEUU, es muy fácil que se te vaya de las manos.

Esas navidades las recuerdo como una de las mejores etapas de mi vida, nunca había sido tan feliz, Benjamin y Álvaro se convirtieron en hermanos para mí, quedábamos para ir al centro comercial y nos veíamos en las excursiones que nos organizaba el programa. Empezamos a quedar con la familia mucho más a menudo y cada vez estábamos más unidos a ellos, empezamos a coger confianza, crear amistades y relaciones muy bonitas que a día de hoy todavía echo de menos. El simple hecho de recordar esas navidades me emociona muchísimo, espero volver a verles pronto.

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.