3) Curso escolar en EEUU Pablo Yuste: Welcome Camp en Nueva York

Martes 04 diciembre 2018

Hola, soy Pablo Yuste, estuve un año viviendo en Arkansas, EEUU gracias a into, sin duda la mejor decisión de mi vida y de la que tengo muchas cosas que contar, por ello, me he decidido a compartir mi historia a través de esta página web.

Bienvenidos al capítulo 3, puedes visitar los anteriores deslizando hacia abajo para seguir la historia desde el principio.

Nuevos capítulos cada semana, no te los pierdas ;-)

--------------------------------------------------------------------------------

 

 

Tras un largo vuelo, y un par de películas en inglés, que no se por qué las puse en inglés,  igual creía que con coger un vuelo a Nueva York ya era ahí bilingüe o algo, pero la verdad es que solo entendí el título y de milagro jajaja. Recuerdo llegar al control de aduanas con todos los papeles preparados, practicando lo que tenía que decir, pero luego me atendió un mexicano, me hizo un par de preguntas y me dejó pasar, me esperaba más de la frontera estadounidense la verdad.

Cogí la maleta y en la salida ya me estaba esperando un chico con la camiseta de into y un cartel con mi nombre. Enseguida empezó a preguntarme qué tal estaba, como había sido el vuelo, etc. pero no tardó mucho en darse cuenta de que mi inglés no era muy bueno y no me estaba enterando de nada, por mucho que yo pretendiera lo contrario. Esperamos a otros estudiantes y nos fuimos al hostal donde estaban todos los demás estudiantes de into.

El Welcome Camp de Nueva York fue increíble, no solo por el hecho de que fuera Nueva York, que es una ciudad totalmente distinta a cualquier otra, y en la que ver la Estatua de la Libertad, Times Square, Central Park, China Town, el homenaje a las Torres Gemelas, muuuchos edificios enormes… sino también por el hecho de estar en hostal con otros 60-80 estudiantes de todas partes de Europa que estaban a punto de vivir lo mismo que tú, distintas nacionalidades y destinos, pero una misma experiencia y aventura. También es verdad que tuve algunos problemas de comunicación (por ejemplo, uno de los días me fui a la ducha y le dije a uno de mis compañeros, holandés creo que era, que me esperara porque no tenía la llave de la habitación, se ve que no me entendió y cuando salí de la ducha ya se habían ido al comedor, y tuve que ir, tapandome con la toalla, a pedirle la llave al comedor en frente de todos los estudiantes que estaban comiendo, fue una situación un tanto incómoda jajaja), pero terminé haciendo amigos y me lo pasé muy bien, siempre nos daban muchísima libertad para visitarlo todo y estabamos muy a nuestro rollo, este campamento me ayudó muchísimo a perder la vergüenza y el miedo a hablar o empezar una conversación y a coger mucha más confianza para afrontar lo que estaba por venir.

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.