La familia anfitriona y mi localidad

¿En qué parte de mi destino puedo tener plaza?

Tu plaza puede ser en cualquier parte del destino que hayas elegido. La misma depende de donde se encuentre una familia anfitriona dispuesta a acogerte y un instituto donde te pueden dar plaza. La mayoría de los estudiantes asistirán a un instituto público y los que han optado por un programa en un colegio privado pueden conocer su localidad con más antelación. No obstante, en algunos destinos ofrecemos la posibilidad de que elijas tu zona/región preferida y cuanto antes envíes tu solicitud completa, más probabilidades habrá de que puedas obtener plaza en la misma. En todo caso, debes estar preparado/a para todo, ya que la plaza puede ser en una zona rural, especialmente en Estados Unidos o Canadá.

¿Puedo elegir la zona en mi destino/ una localidad en concreto?
En Australia, Nueva Zelanda y Canadá puedes elegir entre varios institutos. Puedes encontrar algunos ejemplos de institutos en nuestra página y en la Entrevista personal te proporcionaríamos más detalles. Ten en cuenta que en la mayoría de los programas no podemos garantizar una localidad en concreto.

¿Voy a vivir muy lejos del instituto?
La distancia a tu instituto depende de la localidad de tu familia anfitriona y siempre debe haber un modo de transporte para que puedas asistir a tus clases sin ningún problema. En caso de transporte escolar o público, también es una oportunidad de relacionarse con otras personas.

¿Voy a tener mi propia habitación?
En la mayoría de los casos los estudiantes tienen su propia habitación. No obstante, no debes descartar la posibilidad de que compartas la habitación con  tu hermano/a anfitrión/anfitriona u otro estudiante de intercambio o que esta sea más pequeña que la tuya. 

¿Me va a gustar la familia anfitriona y la localidad?
Las familias anfitrionas eligen al estudiante cuyo perfil en la solicitud les gustó y/o pareció más adecuado. Las familias voluntarias te van a recibir con mucho gusto, pero también tendrán ciertas expectativas y hará falta una cierta observación por tu parte en cuanto a sus normas y costumbres. Tampoco debes olvidar que existen ciertos límites de privacidad e intimidad, y es muy improbable que encuentres algo parecido a lo que estás acostumbrado en tu casa.  Es muy importante que demuestres una actitud abierta, esto permitirá adaptarte rápido y establecer muy buenas relaciones con la familia anfitriona.

¿Cómo se seleccionan las familias anfitrionas?
Los representantes y coordinadores  de nuestras delegaciones u organizaciones son los encargados de seleccionar e inspeccionar las familias anfitrionas. En Estados Unidos el Departamento del Estado marca una ley que el Representante Local no puede vivir a más de 2 horas en coche o a más de 150 millas desde la casa de la familia anfitriona. Cada persona mayor de 18 años debe facilitar un certificado de antecedentes penales, la familia debe tener buenas referencias y la casa debe reunir unas condiciones razonables. Las familias eligen al estudiante cuyo perfil en la solicitud consideran compatible con su estilo de vida. También tienen que conocer y firmar las normas del programa.

¿Qué criterios tienen que cumplir las familias anfitrionas?

En cada país existen unos criterios que ha de cumplir la familia interesada en acoger a un estudiante extranjero. Deben tener una motivación positiva, vivir en un ambiente razonablemente tranquilo, la casa debe estar ordenada y todos los miembros mayores de 18 años deben facilitar los certificados de buena conducta/antecedentes penales.

¿Las familias reciben alguna ayuda económica por acoger a un estudiante?
En los programas en institutos públicos las familias no deben recibir ayuda económica. En otros países existe algún tipo de importe por manutención, descuento o agradecimiento material a las familias para cubrir los gastos básicos como calefacción, luz, agua, alimentación. Por ejemplo en Inglaterra, Irlanda, Canadá, Australia y Nueva Zelanda los importes por manutención están bien definidos. Estos costes están incluidos en el precio de los programas. No obstante, los Representantes Locales han de tener cuidado a la hora de evaluar la motivación de las familias.

¿Es un programa seguro?
¡Sí! Las familias anfitrionas deben ser inspeccionadas y cumplir los requisitos razonables, y ser conscientes que van a acoger a un menor de edad. A los miembros mayores de 18 años se piden certificados de antecedentes penales. Recibirás orientación acerca de la seguridad antes y tras el inicio de tu programa. Siempre hay que tener en cuenta el sentido común. 

¿Puedo rechazar a mi familia anfitriona si creo que no me va a gustar?
No puedes rechazar a la familia anfitriona antes de empezar el programa. Hace falta que pases un cierto período con tu familia para que puedas decidir si la convivencia va a ser posible. Por lo tanto, dales y date a ti mismo una oportunidad y no les juzgues antes de conocerles, o incluso antes de vuestro primer contacto en persona.

¿Puedo cambiar mi familia anfitriona si surgen problemas con ella?
Aunque nuestras delegaciones hacen todo lo que pueden para encontrarte una familia buena y adecuada, puede ocurrir que no congeniéis bien. A lo mejor te encuentras con un período largo de adaptación al estilo de vida de la familia. Pero es importante que contribuyas de forma activa a mejorar la relación con tu familia anfitriona e intentes buscar soluciones a los problemas, pero si tu buena actitud e intenciones no funcionan, pónte en contacto con tu Representante Local describiendo qué pasos has tomado y qué resultados han tenido. Si existen razones comprobables de que la convivencia no puede seguir adelante y no existe otra solución que cambiar la familia anfitriona, tu Representante Local te marcará los pasos e irá informándote de las posibilidades. Es importante saber que la familia no se puede cambiar de un día para otro, o de una semana a otra; igual que el proceso de búsqueda de tu primera familia anfitriona, suele requerir unos meses. Lo importante es tener paciencia, no guardar rencores y siempre tratar a todos con mucho respeto.

¿Quién me ayudará en caso de que me preocupe por algo o quisiese presentar una queja ?
Tu familia anfitriona debería ser la primera en ayudarte. En segundo lugar estará tu Representante Local. Además, podrás dirigirte a la oficina principal de la delegación/organización asociada en tu destino, y no por último, siempre podrás contactar con nosotros ya que estamos aquí para ayudar a resolver tus dudas y/o problemas. Tú y tus padres/representantes legales tendréis a vuestra disposición una serie de datos de contacto.

¿Cómo se procederá con las emergencias?
Tu familia anfitriona o tus profesores en el instituto te llevarán al hospital y avisará a la compañía de seguros y/o nosotros para que se puedan reembolsar los gastos por la hospitalización. La familia anfitriona sigue las instrucciones de la delegación/organización asociada y tú y tus padres tendréis a vuestra disposición un teléfono de contacto para los casos de emergencia. Tu salud y seguridad es primordial. 

¿Debo ir a la iglesia con mi familia anfitriona?
Si tu familia va a la iglesia, esperará que vayas con ellos. Las iglesias, especialmente en los Estados Unidos, son muy variadas y organizan eventos, excursiones para jóvenes, actividades deportivas y por lo tanto, ir a la iglesia puede ser una muy buena oportunidad de conocer personas y entablar amistades.

¿Debo colaborar con las tareas domésticas?
Como estudiante de intercambio formarás parte de la familia y no serás considerado como un turista o invitado. Por lo tanto, compartirás las tareas domésticas con otros miembros de la familia (preparar la mesa, recoger, bajar la basura, lavar los platos, limpiar el baño, etc.). Es muy importante que siempre tengas la habitación bien recogida y limpia.

¿Hace falta que mis padres biológicos acojan a un estudiante mientras yo esté en el programa en el extranjero?
No, el programa académico en el extranjero es un programa independiente.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.